Zona Bananera Al Día Noticias

¡Ojo! Nadie dijo que la Emergencia Sanitaria Terminó


El presidente Iván Duque anunció hace apenas unos días que la extensión de la emergencia sanitaria sería hasta el próximo 30 de noviembre, en palabras cotidianas, confirmó que la mayoría de las actividades vuelven a la normalidad, exceptuando todas aquellas que impliquen aglomeraciones.

En ese sentido, la connotación de aglomeración no está tipificada en ningún contexto numérico, es decir, termina siendo subjetivo el concepto porque estaría sujeto al área o perímetro en el cual se desarrollen cualquiera de las actividades que están permitidas o aquellas que a partir del primero de septiembre entren a fase de reapertura o piloto.

Por ello, las terminales de transporte intermunicipal, los aeropuertos, restaurantes (exclusivamente en terrazas o sitios abiertos), hoteles, playas y otras zonas de esparcimiento y recreación al aire libre, quedan condicionadas a una verificación previa de protocolos de bioseguridad y posterior aprobación, de lo contrario, no estarían autorizadas a volver a reintegrarse a la vida productiva convencional.

Ahora bien, todo parece indicar que gran parte del sector económico entendió que la cuarentena por fin terminó, empezándose a vociferar a vox populi los planes y proyectos que a partir del primer día de mes venidero van a desarrollarse como si hubiéramos superado la pandemia o estuviera dispuesta para venta libre una vacuna contra el virus. Lastimosamente no es así, y vale la pena aclarar que solo pasamos a una nueva fase de aislamiento, es decir, pasamos de un aislamiento obligatorio, a uno selectivo con distanciamiento y responsabilidad individual, aunque nada diferente a lo que “hasta en la sopa” nos han tratado de enseñar.

Tuvimos el tiempo suficiente para aprender a cuidarnos…
Después de cinco meses de aparente aprendizaje, todo lo que se pueda decir de aquí en adelante “es llover sobre mojado”, que los protocolos, que la cultura de auto cuidado, que los Elementos de Protección Personal, que el uso del tapabocas, que el bendito respeto de las distancias, definitivamente todo está dicho, solo hace falta el letrero de “prohibido pensar que ya todo está escrito”, sin lugar a dudas, lo que suceda de aquí en adelante hace parte de nuestra conciencia individual y el respeto colectivo. Todo está dicho, y quienes por un largo período de tiempo, disculpen lo grotesco de la expresión, “se han aguantado la mojosera”, tienen derecho a resurgir de las cenizas.

En ese contexto, las actividades que se inmiscuyen en la nueva fase de reapertura, no tienen más opción que hacer lo correcto, el deber ser no es negociable, por ello, se hace imperante asumir con toda responsabilidad la oportunidad que se les ofrece: “erradicar el paradigma de los protocolos de papel comprados a quien más barato los ofrezca y dar ejemplo de compromiso y responsabilidad social, empresarial y ambiental”. Tanto es así, que la revisión de las variables de apertura será más estricta y consecuente con las estadísticas de contagio propias de la región.
Después no digas que no te avisamos…

Una reconocida empresa circense anunciaba en su publicidad “después no digas que no te avisamos”; y no es que pretenda comparar la situación que nos aqueja con un acto de circo o algo por el estilo, es más, el mencionado arte no es tan sencillo como algunos pensarían, se requiere de mucha disciplina, sincronización, sacrificio, comunicación asertiva, liderazgo, empatía y trabajo en equipo para ser exitosos en éste medio, sin embargo, ese no es el tema en cuestión, el asunto radica en el hecho que, de llegarse a un “rebrote de Coronavirus”, ya sea como consecuencia de factores externos ajenos a nuestra voluntad o a causa de la indisciplina social, todo lo construido lo echaríamos por la borda y los mandatarios locales no tendrían opción diferente a volver a decretar cuarentena obligatoria, así que, jugamos de local y el balón está de nuestro lado, depende de cada uno de nosotros lo que suceda de aquí en adelante.

Dos Datos Curiosos…
El Primero: en concordancia con las directrices del Ministerio del Interior, se seguirán haciendo seguimientos y controles a la implementación de los Protocolos de Bioseguridad por parte de los Grupos de Vigilancia, continuarán los pico y cédula (aunque más flexibles) y definitivamente los toque de queda en horarios selectivos y la promoción de teletrabajo o trabajo en casa, estarán a la orden del día.

El que sigue: a propósito de los Aislamientos Preventivos por Contacto Estrecho, las Empresas Promotoras de Salud (EPS), le siguen haciendo el quite a la responsabilidad de pagar a los Empresarios las incapacidades por éste concepto, aludiendo que, el mencionado concepto no es una patología hasta que el resultado de los exámenes de laboratorio demuestre lo contrario, entonces, como no aparece registrado en los Códigos CUPS, se hacen los Gringos (muy bellos… diría el Poeta de La Junta).

(Total de visitas 4, 1 Visitas hoy)
Compartir esta noticia