Zona Bananera Al Día Noticias

El antes y después del Covid-19


Hoy después de una larga cuarentena me he puesto a pensar en lo acelerado del ritmo de vida que llevábamos, trabajo, universidad, casa, amigos, etc.

Todo era tan rápido que habíamos olvidado el verdadero valor de DISFRUTAR LA VIDA, disfrutar los instantes o momentos que nos regala la vida.

Compartir el día a día no significa disfrutar, aveces tenemos las cosas o personas al lado y no nos damos cuenta. Centrados en las cosas vanas que solo llenan tu ego por unos cuantos minutos pero no tu espíritu que es el que realmente te fortalece como persona.

Al principio de la cuarentena pensé en sufrir de claustrofobia y muchas noches lloré por temor a perder a mis seres queridos, pero al pasar un tiempo he logrado entender que si no soy consiente de lo que esto (covid 19) ha traído a mi vida, realmente he fracasado como ser humano, y lo más importante haberme defraudado a mi mismo.

Hoy miro más allá de las noticias y del que populismo que muchos medios o muchas personas le han puesto a esta pandemia y tengo la certeza de que los cambios que Dios ha puesto en nuestro camino son por una sencilla razón, para encontrarnos con nosotros mismos entender que lo necesitamos siempre, no solo en tiempos de felicidad, sino en tiempos de lucha, en momentos difíciles, no podemos desfallecer y debemos aferrarnos a la oración o a la de reconciliación con él.

FILIPENSES cap. 4  ver 6-7: «no se inquiete por nada, más bien en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios sobrepasa, todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.»

Esta palabra llegó a mí el 19 de abril de este año por medio de un video de una red social y me llegó mucho. Por que sé que soy una persona afanosa que vive el día a día con sus miles de preocupaciones y no me detengo a dar gracias por lo poco o mucho que Dios me regala cada día.

Por eso en tiempos de la pandemia es de vital importancia mirar más allá de lo que se ve cotidianamente y visionar como podemos contribuir a este nuevo cambio que Dios nos ha regalado.

Por: Luis Guillermo Torres Cervantes

(Total de visitas 1, 1 Visitas hoy)
Compartir esta noticia