Esta madre echó a su hijo de 30 años de su casa por flojo y él la demanda porque se sintió ofendido

El caso de Christian Uriel se ha convertido en uno de los principales temas de conversación en las redes sociales. Él tiene 30 años de edad, vive en México y fue echado de su casa por su madre porque lo consideraba un hombre vividor y flojo, en pocas palabras mantenido, porque no tenía trabajo y a lo único que se dedicaba era jugar videojuegos.

Uriel denunció la situación ante la Fiscalía de su país, porque se sintió muy “ofendido” luego de que su madre lo echara de la casa como un perro a patadas con una escoba y baldes de agua fría, un estilo muy mexicano.

La mujer muy cariñosamente le aconsejaba como toda buena madre que quiere el bien para sus hijos, que dejara de estar pegado a los videojuegos y buscara un trabajo digno para poder ayudar con los gastos del hogar.

Según la versión de la madre, su hijo perdió el trabajo al inicio de la pandemia y desde entonces ha estado jugando videojuegos esperando que le sirvan todo. Para cuando la economía comenzó a reactivarse nuevamente, el joven continuaba desempleado y su madre no se aguantó más, decidió echarlo de la casa.

Por su parte el joven protagonista del insólito caso, solicitó la ayuda a las autoridades para poder regresar a su casa.

Compartir esta noticia